Las embarcaciones iban cargadas con metanfetaminas desde España hasta Argelia, donde descargaban la droga y recogían a los migrantes para introducirlos en España