La ruptura de la pausa humanitaria ha sido «un golpe muy duro» para los hogares que veían en cada lista de liberados una «oportunidad» de abrazar a los suyos