El portavoz del comisario Reynders subraya que el «análisis» jurídico de la norma aún «sigue en marcha» y el ministro insiste en que el ejecutivo comunitario no teme por el Estado de derecho en España