El presidente del Gobierno defiende que la amnistía es «coherente» con su política anterior aunque «no era el paso que quería dar» y vaticina que sus detractores la acabarán abrazando como ocurrió con leyes como la del matrimonio homosexual