Sevilla, Manchester United y Benfica deambulan por una Liga de Campeones que ofrece al PSG una nueva vida para evitar su decimotercera catástrofe