La modificación trata de desligar al jefe de Gobierno de la decisión personal de usar los medios aéreos y establece expresamente que es el Departamento de Seguridad de Moncloa el que fija qué transporte debe usarse en cada ocasión