La vicepresidenta cuarta y ministra de Hacienda admite la «compleja digestión» que supone el pacto con Junts para el votante socialista, pero se aferra al «escudo social y las leyes progresistas» que saldrá adelante