El primer ministro israelí defiende que «la presión militar es lo único que puede generar un acuerdo para devolver la libertad a las 240 personas secuestradas