Andalucía, Cantabria, Castilla y León y Murcia amenazan con ir a los tribunales ante lo que consideran un «abuso de poder» del Ejecutivo central