En el final de la negociación para la investidura, ERC ha tratado de marcar perfil y ha conseguido apuntarse algunas medallas, cuando Puigdemont se estaba llevando todo el protagonismo