El hijo del atacante avisó en mayo a las autoridades de que su padre oía voces que le acusaban de «pedófilo» y tenía en su dormitorio «entre 10 y 15 armas»