Ni ERC ni el PNV ven aún atendidas sus demandas y enfrían la hipótesis de un pacto inminente