Zarzuela prepara una celebración íntima para la fiesta de cumpleaños de la princesa de Asturias, alejada de los fastos de otras casas reales europeas