El ataque más intenso en tres semanas ha dejado a la Franja sin internet ni telefonía móvil. El ejército israelí afirma que ha bombardeado 150 objetivos subterráneos de Hamás y asegura haber matado a un alto mando