Tel Aviv escala la ira con Guterres, quien ahora denuncia que se «tergiversaron» sus palabras y no justificó los ataques de Hamás