El Ejecutivo prepara 10.000 camas a contrarreloj en cuarteles en «desuso» y hostales, mientras Canarias ya alcanza los 28.000 desembarcados en diez meses, un ritmo superior al de la histórica oleada de 2006