El conjunto de Ancelotti puso en peligro hasta el último momento un triunfo encarrilado con los goles de Rodrygo y Bellingham, que se marchó tocado pero estará en el clásico del sábado