La delicada situación económica del país no pasa factura al peronista, que se impuso al líder ultra a quien los sondeos daban como vencedor