No ceja en dar la batalla, pero se cuida de no socavar al PSOE al asegurar que no pediráa ningún socialista que vote contra la investidura