Los jefes de Estado y de Gobierno son conscientes del papel simbólico que tiene la moda y lo utilizan