La caída de rendimiento que ha sufrido el equipo de Silverstone, aspirante a victorias en las primeras carreras, hace sospechar que hay algo más