La selección concluye su andadura ante la repescada Países Bajos en el partido que daba acceso a la final, en la que Inglaterra salió vencedora