Los miles de civiles que han abandonado sus hogares en el norte tras el ultimátum de Israel se encuentran con que el oasis prometido no da abasto para atenderlos y duermen en condiciones extremas