El asedio, que cumple este viernes su segundo día, se suma a los constantes bombardeos que han dejado más de 1.400 palestinos muertos