El PSOE y ERC describen la conversación, en comunicados casi idénticos, como gesto de «normalidad política»