El gijonés, que empezó el año como decimotercero del mundo y ya 195º, empieza a ver la luz después de una remontada en Málaga ante Cazaux en su segundo duelo tras reaparecer de una grave lesión en su codo derecho