El secuestro de más de un centenar de personas de multitud de nacionalidades, entre ellas dos españoles, dificultan las operaciones militares y abren un escenario «inédito» en el conflicto