Israel desatendió de forma grave su seguridad en la letal incursión de los terroristas de Hamás, que en un desafío sin precedentes burlaron al país más seguro del mundo