La intención de Sociedad Civil Catalana de reeditar el espíritu de la gran manifestación de 2017 se quedó en un acto de dos partidos contra el Gobierno