Un polémico penalti de Griezmann en el 89′ da una muy sufrida victoria a los rojiblancos después de que el árbitro fuese llamado por el VAR por otro también involuntario de Morata