El neerlandés necesitaba acabar sexto y fue segundo en el sprint de Catar, para conquistar el título tan pronto, lo que solo logró antes Schumacher