Admite, utilizando la palabra tabú, que busca superar las «consecuencias judiciales» de la «mayor crisis territorial» del país