La negociación entre Sánchez y el independentismo catalán es una operación política muy compleja que sólo prosperará si todos se sienten ganadores