El joven entrenador del Antequera, que lleva cuatro jornadas invicto, afirma que su equipo «no tiene presión» en Primera RFEF y que «cuando llegue la segunda vuelta veremos en qué disposición estamos y por qué pelearemos».