«Nunca podrá ser un interlocutor válido», según el expresidente de la Generalitat