El equipo azulgrana espera encarrilar el pase a octavos de final en Oporto, en una de las salidas más complicadas del grupo