La decisión del pleno del Constitucional recibe los votos particulares de los cuatro magistrados del sector conservador. El alto tribunal ya acumula un 30% de vacantes sin cubrir