El alto representante destaca la «unidad» europea ante Rusia, a pesar de las grietas abiertas por Hungría y Polonia