El Gobierno conservador de Kristersson logra el apoyo de la oposición para desplegar soldados que combatan la oleada delictiva que sufren varias áreas de Estocolmo