Las autoridades de Ereván informan de que son ya 19.000 los desplazados forzosos pero se teme que el éxodo alcance los 40.000