Tres goles de cabeza, obra de Morata por partida doble y Griezmann, rubrican el naufragio blanco en el juego aéreo y deciden un derbi rojiblanco