La Media Luna Roja ha asegurado que unas 11.300 personas fallecieron y 10.000 continúan desaparecidas