Persuadido de que hay que encarar la reforma territorial, el hoy senador socialista avala la posible amnistía, pero avisa a Puigdemont contra su «arrogancia»