«Los futbolistas, que son muy buenas personas, aceptan las situaciones con normalidad y ahí está el resultado», destaca el seleccionador tras el 1-7 a Georgia