El monarca recordará la muerte de su madre «en privado» y tampoco se esperan homenajes públicos de los príncipes de Gales