La salida del ministro de Defensa pretende contrarrestar el malestar social con el Gobierno por su gestión de la crisis bélica y la sucesión de casos de corruptelas