La FIFA ha suspendido a su hijo de sus funciones a nivel nacional y mundial por un periodo de 90 días tras el beso a la futbolista