El serbio se impone en la final de Cincinnati a un golpe de calor y a un Alcaraz que le perdonó la vida