El precio final (conocido) que aupó a Francina Armengol a la tercera autoridad del Estado y le permitirá manejar a su conveniencia calendario, comisiones y comparecencias en la Cámara baja ha sido valorado por la clase política de forma dispar