El Ejecutivo vería limitado el uso del real decreto, al que se ha abonado para sacar adelante sus iniciativas legislativas